sábado, 12 de junio de 2010

Alan Wake: ópera prima


Saludos a todos los presentes de nuevo. En el día de hoy os traigo una mini-review de un auténtico juegazo, el cual he tenido la fortuna de disfrutar durante la presente semana: Alan Wake.

Este exclusivo de Xbox360 me ha tomado apenas cuatro días de mi tiempo para su total consumación, ¿demasiado corto?, os preguntaréis, la respuesta es no, demasiado promedio de horas/día jugadas al intrigante título es el culpable de lo prematuro de su conclusión. La obra de Remedy alcanza unas intensas 20 horas de juego, encerrando al jugador en una burbuja en la que el tiempo transcurre más deprisa, y de la que no querréis salir.
La trama de este "vendeconsolas" te mantendrá constantemente pegado a tu pantalla. El desarrollo del guión es fabuloso, no sufre en ningún momento altibajos de interés narrativo , y los actores secundarios, aunque un poco escasos a mi juicio, tienen un carisma y personalidad bien definidos, aportando riqueza al desarrollo general.

La historia no se podría presentar más interesante: Nuestro protagonista, Alan Wake, escritor de profesión, decide tomar unas vaciones con su mujer en un pequeño pueblo llamado Bright Falls, un pueblo tranquilo y apacible poblado de amables lugareños. Al menos así es durante el día. A la puesta de sol el ambiente torna en oscuridad, y la maldad se extiende a medida que se acerca el temido ocaso. Extraños sucesos nocturnos toman la noche, o eso cuentan sus habitantes.
A nivel gráfico raya el sobresaliente, impidiendo la culminación de la nota perfecta, un diseño de los personajes ligeramente por debajo del conjunto jugable. Esto es así, porque, el diseño artístico de sus escenarios, la climatología, la permuta entre el día y la noche, la iluminación en su incesante lucha contra la oscuridad, el bandeo de los árboles con el viento azotando los inmensos bosques... La mejor ambientación que he visto jamás en un videojuego. Por todo eso, el nivel de diseño y animación de los actores mancha ligeramente la evaluación del todo.

Su jugabilidad es endiabladamente buena, y aunque los primeros compases del juego pueden llevarnos a anticipar, equivocadamente, un juego repetitivo, comprobaremos, con el paso de unos capítulos al más puro estilo serie americana, la variedad de situaciones y retos a resolver. ¿Cuantas veces habéis usado una linterna para herir a un enemigo?. Los citados hostiles, hacha en mano, y al más puro estilo Stephen King, evocarán imágenes en nuestras mentes del genial film El Resplandor. Dominar a la sombra será la nota predominante de esta ópera, y correr hacia la luz la meta principal de vuestros instintos. No caigáis en el error de pensar que estamos ante un survival horror al más puro estilo Resident evil, pues aunque las imágenes y el tráiler adjuntos al post transmiten esa sensación, nada más lejos de la realidad. Thriller psicológico interactivo sería el confuso término que yo mismo considero más apropiado para definir esta "encantadora" excentricidad de la que hablamos.

Jugadlo, vividlo, conoced en vuestra propia piel la angustia de estar rodeado por lo desconocido, el alivio de ver una luz en vuestro oscuro camino, la esperanza de salvar a vuestro verdadero yo de las sombras que acechan al final de vuestro destino.