martes, 3 de marzo de 2015

Microrrelato: "No podemos, no puedes"



     No podemos, no puedes

         A nadie se le ocurrirá que solo quiso volar, como antes, cuando no sabía que era imposible. Mi vieja dueña yace llorosa en el suelo, tras lanzarse conmigo desde todo lo alto que puede levantar una silla. Se ha olvidado de volar. Antiguamente lo hacíamos con frecuencia, siempre bajo la protección de la noche. Pero nos vieron. Todo vecino tocó en nuestra puerta, exclamando que las personas no pueden volar, que es pura ficción. Cuando mi ama comprendió tan aplastante realidad, no pudo alzarse más. Pero... si volar es imposible, ¿qué hacíamos antes? Algo no me encaja, aunque poco valor puede tener, la opinión de esta inútil escoba de bruja.
                                                                                                            FIN



Licencia Creative Commons
El microrrelato "No podemos, no puedes" por Óscar Gende Villar, así como todo el contenido de este post, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported. 

domingo, 8 de febrero de 2015

Fotografía friki: Porque me gusta lo uno y lo otro II

La comunidad del anillo


Tras un primer post con una serie de fotografías de nuestra temática predilecta, os traigo hoy una segunda parte, con un puñado de fotillos más. En esta ocasión no sólo son de mi propia autoría, sino también de mis buenos amigos McKeijan y Baturix.

Espero que evoquen en vosotros, la imaginativa fantasía que despertaron en mí. Porque eso es lo que un verdadero friki debe hacer, soñar con mundos imposibles e increíbles para hacerlos realidad en su mente... o quizás... quién sabe... ;)

lunes, 19 de enero de 2015

Microrrelato: "Magnicidio"



Magnicidio

Allí estaba mi objetivo, a dos pasos de mí, rodeado por su escolta de elegante etiqueta negra. Lo sentía por él, pero no tenía elección. Yo sólo era un títere sin autoridad, un peón entre gigantes, que debía obedecer. Pude sentir la fría mano de mi amo, empujándome entre su guardia. Asesté un golpe seco, implacable, mortal. El soberano cayó muerto a mis pies, ante la pasividad de su séquito. Nadie hizo nada por él, probablemente les había librado de un mal rey. Escuché la voz de mi amo clamando desde lo alto… <<¡Las negras pierden!, Jaque mate>>.
                                                                                                                         FIN




Licencia Creative Commons
El microrrelato "Magnicidio" por Óscar Gende Villar, así como todo el contenido de este post, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported. 

martes, 16 de diciembre de 2014

Cadena de Microrrelatos, semana XI


La colección de microcuentos comienza a ser importante :). La frase impuesta para el inicio de la narración era: "El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía.". Mi propuesta de esta semana:

La Cosa Nostra


El mensaje era claro, conciso, breve y letal: no insistas, decía. La escueta nota en mi bolsillo me había avisado, pero un buen periodista entrometido, no suelta a su presa. Podría haber sido peor, al menos estoy vivo. Aquellos mojigatos ensombrerados, de educación y etiqueta exquisitas, no tenían agallas para liquidarme. Pero aislándome no lograrían que cerrara el pico, ya lo creo que no. De hecho, mi nueva vivienda es acogedora como pocas, y tranquila como ninguna. Qué indulgentes han sido. Pardillos… Si bien, tanta gentileza podría haber venido acompañada de un teléfono móvil. Me sería de gran ayuda, llamar a alguien que me sacara de este ataúd bajo tierra.

                                                                                                     FIN


Licencia Creative Commons
El microrrelato "La Cosa Nostra" por Óscar Gende Villar, así como todo el contenido de este post, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

martes, 9 de diciembre de 2014

Cadena de microrrelatos, semana X


 Un microrrelato más para la colección. La frase de partida para dar rienda suelta a nuestra creatividad era: "Había escrito cien veces: te quiero". E ahí mi propuesta:

Romántico a la fuerza

Había escrito cien veces: te quiero. Demasiadas. Ya estaba harto de crear, por la fuerza, relatos de amor ñoño. Historias sin interés en las que no hay un mundo por salvar, ni misteriosos asesinatos por resolver, ni explosiones. ¡Ni siquiera explosiones!.
Tenía que poner fin a aquella dictadura sensiblera. Me quitaría mi propia vida, pues era preferible a seguir tiranizado por tan romántica mano. Al menos, haría de mi suicidio un cuento interesante.
Del único modo que sabía, rodando, me arrojé a mi trágico final, sin percatarme, estúpido de mí, de que no existe mesa lo suficientemente alta cómo para matar a un lápiz.

                                                                                                     FIN


Licencia Creative Commons
El microrrelato "Romántico a la fuerza" por Óscar Gende Villar, así como todo el contenido de este post, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.